Reforma Migratoria: Una perspectiva de un Inmigrante y un ciudadano estadounidense

28 Jun 2010 by Fausto Sicha, No Comments »

Este artículo fue publicado en:

El Barrio News

Año 5, Edición 43, p 9

Febrero 10 del 2010

Brooklyn, NY

Sobre los autores:

Fausto Sicha es un inmigrante ecuatoriano con una licenciatura en política internacional de la City University of New York.

Brian Pu-Fulkes es un líder comunitario en el distrito 39 en Queens y es abogado graduado de New York University.

El articulo explica la siguiente paradójica: la dificultad que tiene el Congreso estadounidense en aprobar una reforma migratoria este año, y la posibilidad más grande que tienen los demócratas en aprobar una reforma a las leyes de inmigración antes de perder asientos legislativos en las elecciones de medio término. Se argumenta que una reforma migratoria no tardara en llegar, pero que la llegada de la misma dependerá de nuestro trabajo conjunto y de nuestra lucha imparable.

DOWNLOAD THE FULL ARTICLE AS PDF

Reforma Migratoria:

Una perspectiva de un Inmigrante y un ciudadano estadounidense

          A pesar de los múltiples beneficios económicos y de seguridad, es muy posible que la Casa Blanca y el Congreso estadounidense no promuevan este año una reforma migratoria. En la actualidad este tema no es una prioridad ni para el legislativo o el ejecutivo. Esto se debe principalmente a cuatro razones. Primero, elecciones de medio término. Estas animan a los legisladores a evadir el tema para no entrar en controversias y disminuir la posibilidad de su reelección. Segundo, diez por ciento del producto interno bruto como déficit presupuestario. Esto desanima a los legisladores a incurrir en gastos que representara una reforma migratoria aunque eventualmente el aporte económico de los inmigrantes será mayor a cualquier gasto de reforma. Tercero, economía débil. Mientras la economía siga débil o se recupere lentamente mayor dificultad tendrán los activistas en persuadir a los legisladores a que promuevan una reforma migratoria a pesar que la misma traerá muchos beneficios económicos, mejorara la seguridad y promoverá la unión familiar. Finalmente, diez por ciento de desempleo a nivel nacional. Este alto porcentaje de desempleo intimida a un gran número de estadounidenses a que apoyen un cambio a las leyes de inmigración a pesar de que la gran mayoría de ellos no necesariamente desea trabajar en industrias como la agricultura y restaurantes. Analizando lo anteriormente mencionado, es difícil creer que una reforma migratoria sea posible este año. 

          Pero paradójicamente, a pesar de la poca probabilidad de una reforma integral, este es el año que la mayoría demócrata tiene la mayor posibilidad de aprobar una reforma migratoria antes de perder asientos legislativos en las elecciones de medio término. Si todos los demócratas votaran a favor de la reforma, en la cámara de representantes ellos no tendrán dificultad en conseguir los votos necesarios, y en el senado únicamente necesitarían un voto de parte de los republicanos. Consientes de esta realidad, los latinos debemos unirnos este 21 de marzo para junto con activistas comunitarios y líderes religiosas exigir en el Washington National Mall una reforma a las leyes de inmigración. Si no nos unimos ahora, nuestras posibilidades de triunfo serán menores en el 2011. Si no ganamos este año, al menos demostraremos que estamos unidos y que la reforma es una de las prioridades más grande para los latinos.

          Nuestra lucha debe comenzar lo antes posible y no debemos parar hasta que nuestras exigencias se cumplan. Hay muchas razones para creer que con una presión continua la reforma no tardara en llegar. En primer lugar, los inmigrantes somos una fuerza económica muy fuerte. De acuerdo a un estudio realizado por UCLA, una reforma migratoria integral sumara aproximadamente $ 1.5 trillones de dólares al producto interno bruto de la nación en 10 años.[1] A nivel estatal, California por ejemplo podría beneficiarse con $ 16 billones si una reforma integral fuera aprobada.[2] En Nueva York, de acuerdo a un reporte del contralor del estado Thomas DiNapoli, en el 2008 la contribución económica de trabajadores extranjeros fue de $ 215 billones.[3] En segundo lugar, los inmigrantes somos una fuerza labor en expansión. En el 2008, los inmigrantes representaban 36.4% de la población y 43% de la fuerza laboral en la ciudad de Nueva York.[4] A nivel nacional, trabajadores indocumentados representan 4% de la población pero 5.4% de la fuerza laboral.[5] En tercer lugar, los inmigrantes somos una fuerza política que cada año gana más fuerza. En el 2004, los latinos elegibles para votar representaban el 8.2% de los votantes a nivel nacional, pero en el 2008 esa cifra subió a 9.5%. De los 131 millones de votantes en las elecciones presidenciales del 2008, 7.4% fueron votantes latinos.[6] Está claro entonces que si hacemos uso de la fuerza política y diseminamos información sobre nuestro aporte económico es muy posible que en un futuro cercano se consiga una reforma migratoria.

          Nuestra lucha debe continuar. No se debe claudicar ahora o esperar resolver el problema de derechos humanos más grande de nuestra generación con unas pocas protestas y en un corto tiempo. Si continuamos protestando, llamando, escribiendo y presionando a nuestros representantes, es muy posible que consigamos al menos cambiar las políticas de detención y terminar con las redadas y divisiones familiares mientras esperamos una reforma integral.  Cuando llegara es día? Eso depende de nuestro esfuerzo conjunto.


[1] Gorman Anna, UCLA study says legalizing undocumented immigrants would help the economy.” Los Angeles Times. (Jan. 7, 2010) http://latimesblogs.latimes.com/lanow/2010/01/california-could-reap-an-economic-boon-worth-16-billion-by-legalizing-its-18-million-unauthorized-latino-adult-immigrant.html

[2] Los Angeles Times, Study: Legalizing undocumented adult Latinos would be boon to state’s economy (Jan. 12, 2010), http://www.latimes.com/search/dispatcher.front?page=0&Query=legalizing%20undocumented%20adult%20latino&target=article&sortby=display_time%20descending

[3] $ 215 es la contribución hecha tanto por inmigrantes legales e indocumentados.

[4] DiNapoli Thomas, “Immigrants help drive economic growth in NYC.” Caimmigrant.org/contributions.html.  

[5] Pew Hispanic Center, “A Portrait of Unauthorized Immigrants in the United States” (Report, April 14, 2009), http://pewhispanic.org/files/reports/107.pdf

[6] Pew Research Center, “Dissecting the 2008 Electorate: Most Diverse in U.S. History” (Report April 30, 2009), http://pewhispanic.org/files/reports/108.pdf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Follow Me!

Follow Me! Follow Me! Follow Me! Follow Me!