Relación entre la Falta de una Reforma Migratoria y los Crímenes de Odio

14 Jul 2010 by Fausto Sicha, No Comments »

Este artículo fue publicado en:

EcuaTimes Newspaper

Año 8, No. 173, p 7

Mayo 16 del 2010

Distribución en EE.UU, Ecuador y España

Sobre los autores:

Fausto Sicha es egresado de City University of New York de la cual consiguió su maestría en Relaciones Internacionales.

Jennifer Hall estudia en Columbia University y se especializa en Trabajo Social.

DOWNLOAD THE FULL ARTICLE AS PDF

Relación entre la Falta de una Reforma Migratoria y los Crímenes de Odio

           A falta de una acción federal en el caso migratorio, políticos locales en Long Island y Arizona, por ejemplo, han venido no solamente tolerando crímenes de odio sino también promoviendo políticas en contra de los inmigrantes. Estas acciones combinadas con el descontento popular sobre algunas políticas federales y los cambios económicos y demográficos en el país no han hecho más que aumentar el número de crímenes de odio en contra de los inmigrantes latinos.[1] Este artículo demuestra dicho incremento y argumenta que una reforma migratoria es necesaria para reducir el clima de inseguridad e impunidad.

          De acuerdo al Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en el 2008 ocurrieron 7.783 crímenes de odio, 894 de estos fueron motivados por razones étnicas y/o de nacionalidad.[2] Otros estudios son más desalentadores al indicar que en promedio cada hora ocurre uno de estos crímenes.[3] En el caso específico de los inmigrantes latinos, el FBI argumenta que crímenes de odio en contra de esta población creció un 40%, de 426 casos en el 2003 a 595 en el 2008.[4] Esto significa que cada dos días hay tres latinos en el país víctimas de este crimen. Sin embargo, el miedo a ser deportados induce a los a los inmigrantes indocumentados a no reportar estos incidentes. Pues se estima que hasta un 56% de crímenes de odio no son reportados a las autoridades a pesar que 84% de los mismos incluyen violencia.[5]

          Como si eso fuera poco, parece que en el futuro cercano las cosas empeoraran aun más para los inmigrantes latinos debido al crecimiento de grupos anti-inmigrantes y grupos extremistas. Los grupos anti-inmigrantes por ejemplo crecieron de 173 en el 2008 a 309 en el 2009. Eso significa un crecimiento de 80% en un año.[6] De acuerdo a un reporte de Southern Poverty Law Center, organizaciones extremistas también crecieron un 244%, de 149 en el 2008 a 512 en el 2009.[7] El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos reconoce que estos grupos tienen el potencial de incitar violencia en contra de los inmigrantes latinos.[8] Pero los resultados no se han hecho esperar, pues en repetidas ocasiones se ha comprobado que grupos anti-inmigrantes se están volviendo más violentos en contra de los inmigrantes.[9] Este aumento en violencia se da mayormente por la percepción errónea de que los inmigrantes sin papeles no pagan impuestos, reciben ayuda del gobierno y quitan trabajo a los ciudadanos de este país. Pero la verdad es otra. De acuerdo a un artículo publicado por American Bar Association, 74% de los economistas dicen que los inmigrantes sin papeles tienen un efecto positivo en la económica del país.[10] Este estudio concuerda con el estudio realizado por la Oficina del Presupuesto del Congreso estadounidense, la cual estima que entre un 50 y 70% de inmigrantes sin papeles pagan impuestos estatales y federales, y que su contribución al Seguro Social es de 7 mil millones de dólares anuales.

          Para reducir percepciones erróneas las cuales están causando una ola de violencia, reducir el crecimiento de grupos anti-inmigrantes, recobrar la confianza de la población inmigrante en la policía, y para castigar a los perpetradores de crímenes de odio, es urgente que el gobierno promueva una reforma a las leyes de migración. Dicha acción traería múltiples beneficios. Primero, una reforma migratoria mejorara la seguridad en la nación. Oficiales de policía alrededor del país han expresado que la falta de una reforma migratoria crea obstáculos para la realización efectiva de su trabajo, pues inmigrantes sin papeles victimas de crímenes de odio por miedo a ser deportados no reportan estos incidentes a las autoridades.[11] No cabe duda entonces que cundo los inmigrantes regulen su status migratorio y puedan hablar sin miedo, mayor será el numero de criminales en las cárceles y por ende mayor la seguridad en la nación. Segundo, una reforma migratoria traerá más confianza en las autoridades policiales. En Suffolk County, Long Island, después de la muerte de un inmigrante ecuatoriano victima de crimen de odio, la policía se acerco mas a la población latina y como resultado 8 de los 9 robos y crímenes de odio perpetrados en contra de Latinos en un periodo de cuatro meses fueron reportados a la policía de ese condado.[12] Cundo los inmigrantes tengan su residencia mayor será la colaboración con la policía, pues los mismos no tendrán miedo a ser cuestionados o deportados. Tercero, una reforma migratoria reducirá la impunidad. Hoy en día más de la mitad de crímenes de odio no son reportados a la policía. Esto significa que estos criminales aun rondan por las calles en busca de nuevas víctimas. Cuando los inmigrantes se sientan sin miedo de reportar estos crímenes el peso de la ley caerá sobre los perpetradores de crímenes de odio y el país mantendrá su imagen de símbolo de libertad en donde la ley se aplica sin discriminación.

          Este vandalismo y violencia es contrario a la imagen del país. Este creciente problema social afectara a inmigrantes y non inmigrantes por igual. Es hora de unir fuerzas. Es hora de levantar nuestra voz. Es hora de juntar nuestras manos. Juntos llegaremos lejos. Juntos escribiremos una nueva página en la historia de los derechos humanos. Nuestro sueño no puede morir. Nuestra libertad no puede ser comprometida. Nuestra dignidad tiene que ser respetada. La reforma migratoria es nuestro sueño, nuestra causa, nuestra vida y nuestro destino. 


[1] Mark Potok, “Rage on the Right,” Southern Poverty Law Center, Spring 2010, No. 137, http://www.splcenter.org/get-informed/intelligence-report/browse-all-issues/2010/spring/rage-on-the-right

[2] “Hate Crime Statistics, 2008,” U.S. Department of Justice, Federal Bureau of Investigation, November 2009, http://www.fbi.gov/ucr/hc2008/abouthcs.html

[3] “As Hate Crime Rise, Police Chiefs Call Immigration System an Obstacle to Prosecution,” Feet in 2 Worlds, http://news.feetintwoworlds.org/2009/06/18/as-hate-crimes-rise-police-chiefs-call-immigration-system-an-obstacle-to-prosecution/

[4] Clarissa Martinez, “Think Latinos are ambivalent about immigration?” Los Ángeles Times, http://www.latimes.com/news/opinion/la-oew-martinez5-2009feb05,0,5609773.story

[5] Mark Potok, “Anti-Latino Hate Crimes Rise for Fourth Year in a Row,” Southern Poverty Law Center, October 29, 2009. (See note one)

[6] Gail Zoppo, “Anti-Immigration Hate Groups Surging, Reports SPLC,” http://www.diversityinc.com/article/7236/AntiImmigration-Hate-Groups-Surging-Reports-SPLC/

[7] Zoppo.

[8] Potok, 2009.

[9] “Rightwing Extremism: Current Economic and Political Climate Fueling Resurgence in Radicalization and Recruitment,” U.S. Department of Homeland Security, April 2007, http://www.fas.org/irp/eprint/rightwing.pdf

[10] Francine J. Lipman, “Taxin Undocumented Immigrants: Separate, Unequal and Without Representation,” Harvard Latino Law Review No. 06-20, Spring 2006, http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=881584

[11] See note 3.

[12] Alex DiBranco, “How’s the Climate of Hate Doing in Long Island?” http://immigration.change.org/blog/view/hows_the_climate_of_hate_doing_in_long_island

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Follow Me!

Follow Me! Follow Me! Follow Me! Follow Me!